Por Nayelli Quiroz Villalobos febrero 21, 2022

Ante un escenario laboral sumamente competitivo, lleno de constantes retos, tanto profesionales como personales, y nuevas exigencias; resulta imprescindible destacar del resto para obtener el puesto deseado. Cuando terminamos nuestra vida universitaria, estamos en búsqueda de nuestra primera oportunidad de empleo. Para conseguirlo, es necesario elaborar una estrategia base que nos presente dentro del mundo laboral, muestre nuestro valor diferencial y marque la ruta que vamos a seguir para conseguir los resultados esperados. Aquella estrategia lleva por nombre Marca Personal o Personal Branding, y es importante para poder posicionarnos eficazmente además que nos brinda más oportunidades a futuro si es que la gestionamos de manera adecuada.

Una forma de manejar de manera correcta nuestra marca personal empieza por tener una mentalidad positiva, así como estar abiertos a nuevos aprendizajes y adaptarnos a diferentes entornos. Estas características están siendo más demandadas por las organizaciones ante la llegada de la COVID-19, puesto que, a pesar de estar en una emergencia sanitaria, se ha buscado seguir manteniendo el rendimiento y producción que se tenía antes de la misma. Adicionalmente, la innovación es otro elemento que tiene que estar presente, ya que lo que requieren las empresas es que sus colaboradores tengan la capacidad de proporcionar soluciones creativas y efectivas al mismo tiempo.

Fuente: HubSpot

Asimismo, también es importante tener en consideración las ideas previas que se tienen sobre nuestra persona, si los reclutadores tienen percepciones equivocas sobre nosotros, esto puede afectar nuestra candidatura al tratar de introducirnos dentro del mundo laboral. Por este motivo, realizar una introspección antes de ir a postular es una buena manera de conocernos a nosotros mismos para ir definiendo los objetivos que queremos alcanzar, tener claras nuestras metas y comenzar a establecer de qué manera queremos ser apreciados por los demás. La mayoría de los candidatos que postulan por primera vez cometen el error de no ser auténticos y por ello son descartados del proceso de selección. Para descubrir nuestra autenticidad y no caer en ello debemos conocer nuestras debilidades, competencias y también nuestras fortalezas. Todo ello será clave para mostrar de manera genuina las habilidades blandas y conseguir el trabajo al que deseamos insertarnos.

La transformación digital por la que están pasando las empresas ha sido, durante los últimos años, necesario para estar a la vanguardia de las demandas del público. Bajo esta circunstancia, el desarrollo de la imagen personal también debe pensarse dentro de este entorno. Al momento de tener alguna entrevista de postulación de trabajo, debemos tener cuidado de la imagen que proyectamos por medio de la forma en la que vestimos, hablamos y nos comportamos. Si bien es necesario tener precaución de tener una buena presencia, también es esencial que los elementos ubicados al fondo estén limpios y no haya elementos de distracción, esto elevará la sensación de transparencia y responsabilidad que tendrán de nosotros, ya que nuestro entorno personal refleja el espacio más íntimo de nuestra imagen personal.

Fuente: Diario Gestión

De acuerdo con el estudio de Tendencias de Trabajo 2019 de Adecco, el 44% de los reclutadores no seleccionan a postulantes para que avancen en el proceso de selección debido a la reputación que tienen en redes sociales. Adicionalmente, el 72% de ellos considera que los perfiles personales de las personas que postulan reflejan la realidad de su forma de ser. Estos datos ponen en evidencia que hoy las redes sociales son fuentes necesarias para obtener información sobre la marca personal de los postulantes. Considerando este hecho, cada una de las opiniones que publicamos en nuestras plataformas, el contenido que subimos y las recomendaciones que hacemos son pilares que construyen nuestra reputación personal en internet. Para mantener una buena imagen debemos evaluar, en primera instancia, lo que hemos publicado en redes sociales y eliminar las publicaciones que no vayan de acuerdo con la marca personal que queremos presentar. Asimismo, podemos documentar y tener actualizadas las actividades formativas, talleres y habilidades que realizamos para que los reclutadores tengan conocimiento de ello. Una buena plataforma para difundir este tipo de información es LinkedIn, en ella tenemos la opción de mostrar nuestros logros académicos y nuestra experiencia profesional que harán que sumemos puntos al momento de postular.

Si bien la marca personal debe gestionarse para introducirnos exitosamente dentro del mundo laboral, esta debe permanecer en constante desarrollo a medida que vamos avanzando y logrando nuevos objetivos. No debemos descuidar nuestra imagen para así mantener un prestigio intacto y tener una propuesta diferencial con respecto a otros profesionales. Para manejarlo eficazmente podemos entablar relaciones personales y laborales de alto valor mientras vamos avanzando. Trabajar con compromiso, honestidad y responsabilidad son habilidades que debemos practicar firmemente si buscamos que nuestra reputación permanezca intacta. Finalmente, debemos procurar alcanzar un nivel profesional alto y obtener los resultados esperados, el desarrollo de ambos factores será útil para tener una marca personal que perdure en el tiempo y que muestre con hechos fehacientes nuestra calidad profesional.

Autores
Sobre Nayelli Quiroz Villalobos

Estudiante de Comunicación y Publicidad de la Universidad Científica del Sur, con una preferencia especial hacia el área organizacional de las Comunicaciones.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *