Por Cristopher Pérez Sánchez y Vivian Nayeli Sánchez Capacyachi enero 25, 2022

El 15 de marzo del 2020, se dio el primer aviso de la cuarentena en el Perú, y el país quedó anonadado ante ello, pues la sensación de extrañeza a causa de la prohibición de actividades cotidianas era cada vez más frecuente. El efecto de este panorama nos tornó a un futuro incierto, convirtiéndose así en la razón de nuestra ansiedad. Posteriormente, cerca al inicio de las clases, el Ministerio de Educación anunció la restricción presencial en todo centro de formación educativa, situación que dejó impactados a miles de universitarios.

A raíz de estos desafortunados acontecimientos, surgieron distintas cuestiones acerca de qué tan nocivo puede llegar a ser el aislamiento social para los jóvenes estudiantes. Para llegar a comprender el nivel de gravedad de esta cuestión, tomamos en cuenta datos del 2018 y del 2020. El MINSA, en 2018, indicó que el 20,7% de la población que tiene de 12 años a más, padece de un trastorno mental. Mientras que el Instituto Nacional de Salud Mental en el 2020, anunció que esta cifra se elevó a un 15%, lo que representa a 4 millones de peruanos. Con el fin de encontrar respuesta, se realizaron un gran número de investigaciones, entre ellas el estudio del médico psiquiatra Huarcaya-Victoria (2020), quien afirma que la cuarentena incrementa la posibilidad de desarrollar tanto problemas psicológicos como mentales, principalmente por el distanciamiento entre las personas. Por otro lado, la ausencia de comunicación interpersonal ha traído consigo trastornos depresivos, ansiosos o de desesperación, volviéndose cada vez más nocivos para quien lo padece.

Fuente: Gobierno del Perú

En dicho estudio, también se destaca los rangos de edades más perjudicados, los cuales van desde los 17 a 20 años y de 21 a 30 años. Por ello, los mayores afectados son los estudiantes (28.9%), de rubro universitario (88.8%), pertenecientes a la costa (78%), esencialmente de Lima Metropolitana.

Para comprender estas cifras, presentamos las experiencias reales, con la plena intención de conocer directamente, la manera en la que los estudiantes sobrellevaron los primeros años de la pandemia. A causa de ello, entrevistamos a dos universitarias de la Científica del Sur, de diferentes carreras, con el fin de reflexionar las similitudes de los problemas vivenciales, en la crisis sanitaria. El cual, es una oportunidad para hacer una introspección de los problemas sociales que vivimos hoy en día.

 

Ariana Katherine Yaulimango del Águila –  Estudiante de Medicina Humana

  • Al día de hoy, ¿el confinamiento ha influido en tu personalidad o en tu forma de interactuar con otras personas? Si es así, ¿de qué forma lo hace?

El confinamiento sí influyó mucho en mi vida personal, sobre todo en conocer más a mi familia, ya que tuve una mayor interacción al estar más tiempo con ellos. Esto, especialmente con mi hermana, dado que he podido entablar una mejor relación con ella. Por otro lado, personalmente pude darme la oportunidad de irme a terapia y sinceramente opino que, ante una crisis, siempre es bueno ser optimista.

  • ¿Cómo es tu desenvolvimiento en la enseñanza virtual como estudiante de medicina? ¿Lo consideras óptimo?

Medicina en sí es difícil, no obstante, la diferencia por la coyuntura actual se enfoca en la gran exigencia de los cursos virtuales, a comparación del modo presencial. Por ejemplo, hay cursos donde te piden leer bastante y esto en presencial, no era demasiado, pues en caso de que te pedían leer, te lo notificaban con anticipación. Creo que todo ello, se junta por la necesidad de la participación en clases, que equivale a una nota y además de corroborar que estés más atenta.

En segundo lugar, mis cursos actuales, como parasitología y microbiología, son netamente práctica en el laboratorio y me resulta un poco frustrante de estudiar. A razón de que pierdo la oportunidad de poder desenvolverme dentro del campo, ya que mayormente solo llevamos una enseñanza teórica.

Luego, está el asunto de que es un poco aburrido estar sentada frente a una pantalla. Pues al menos antes te distraías caminando a los salones de clase, yendo de Villa 1 a 2 y ese recorrido te mantenía despierto; sin embargo, ahora es más fácil dormirse en clase por estar más estática.

  • A raíz de la cuarentena ¿has sentido más soledad o desmotivación? ¿Tomaste alguna medida para contrarrestar esto?

Sí claro, aparte de ir a terapia cambié mis hábitos alimenticios, porque como saben todo un año encerrado te hace subir de peso, a causa de no hacer mucha actividad física y sobre todo si no tienes una educación con tu cuidado personal. Por ello, cambié mis hábitos alimenticios, e hice más ejercicio. También practiqué un instrumento, porque de alguna u otra manera tenía que desestresarme y poder controlar la ansiedad que sentía.

 

Maria Claudia Huaman Chavez – Estudiante de Comunicación y Publicidad

  • Al día de hoy, ¿el confinamiento ha influido en tu personalidad o en tu forma de interactuar con otras personas? Si es así, ¿de qué forma lo hace?

Considero que sí ha influido, sobre todo porque antes yo estaba muy acostumbrada a hablar con las personas frente a frente. Incluso, a pesar de tener a la mano las redes sociales, yo prefería hablar directamente con quienes son más cercanos a mí. Sin embargo, cuando inició la pandemia, época en la que comencé la universidad, me volví una usuaria activa, más que por gusto se convirtió en una necesidad, el tener que hacer las reuniones de trabajo, los acuerdos universitarios y también para hablar sobre lo que hacíamos. En general, las relaciones que manejo actualmente las he mudado al ámbito online.

  • ¿Cómo es tu desenvolvimiento en la enseñanza virtual como estudiante de Comunicación y Publicidad? ¿Lo consideras óptimo?

Considero que mi desenvolvimiento en el ámbito virtual es bueno, lo he sabido adaptar está forma de enseñanza. Pero aun así, no lo considero óptimo porque una parte fundamental de la educación y la experiencia universitaria es compartir con los compañeros y tener una enseñanza más global. Más allá de la conexión profesor-alumno, existe una experiencia detrás, que viene acompañada del día a día, las vivencias, las relaciones de amigos y el compañerismo en general. A pesar de que creo que me he desenvuelto bien en este ámbito, no considero que sea una buena opción a largo plazo, sobre todo porque las personas somos seres sociables.

  • A raíz de la cuarentena ¿has sentido más soledad o desmotivación? ¿Tomaste alguna medida para contrarrestar esto?

Definitivamente, sí. Opino que a todos nos ha pasado. Soledad, porque a pesar de hacer una videollamada o conversar por chat, una vez que cuelgas o termina la conversación sigues sintiendo un vacío. Y con respecto a la desmotivación, fue fluctuando, al inicio de la cuarentena me sentía aliviada, hasta darme cuenta de que la situación se fue prolongando, y finalmente nos encontramos con que no podíamos hablar con  personas externas por temor al contagio. Siento que el darme cuenta de toda la realidad que estaba acarreando la sociedad, me fue dando cierto punto de desmotivación, hubo momentos en el que decía, no tengo las ganas de hacer este trabajo o tal cosa. Afortunadamente, pude contrarrestarlo, cuando me di cuenta de que las medidas del Estado se fueron haciendo más flexibles y así, volví a reunirme con mis dos mejores amigas. Con ellas, llegamos al acuerdo de juntarnos una vez al mes, y yo creo que esa es la mejor terapia, hablar con personas en el mundo real.

Cómo cuidar la salud mental en tiempos de pandemia - Clínica Delgado

 La virtualidad nos facilita ciertas actividades pero la realidad es que nada se compara al contacto físico. Dejar de lado las pantallas e interactuar con nuestro entorno. La pandemia nos quitó eso pero poco a poco volveremos a la normalidad.

Autores
Sobre Cristopher Pérez Sánchez

Soy estudiante de Comunicación y Publicidad de la Universidad Científica del Sur. Me considero una persona responsable, puntual y con un amplio entusiasmo para la redacción. Confío en que el esfuerzo y dedicación son la base de un futuro prometedor.

Sobre Vivian Nayeli Sánchez Capacyachi

Estudiante de la carrera de Comunicación y Publicidad de la Facultad de Ciencias Humanas. Colaboradora en 100.pe, le enamora desenvolverse en temas trascendentales como política, sociedad y medio ambiente. Fiel creyente que a través de la mezcla de las artes de fotografía y cine contribuyen a visibilizar un mundo mejor.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *