Por Nayelli Quiroz Villalobos noviembre 09, 2021

La aparición de la pandemia ha traído consigo muchos problemas a nivel político, social, económico y sanitario. A medida que esta nueva enfermedad iba en aumento, se implementaron disposiciones restrictivas como la implementación de una cuarentena a nivel nacional. Con ello, muchos sectores estuvieron en crisis debido a los bajos o casi nulos ingresos económicos que presentaban. En ese sentido, uno de los sectores más afectados fue el turismo, el cual tuvo nulas ganancias durante varios meses. Santuarios, hoteles, espacios de recreación, así como lugares para hacer deportes de aventura fueron algunos de los ambientes que cerraron el acceso al público para evitar la propagación del coronavirus.

Sin embargo, casi año y medio después de iniciada la pandemia, el sector turismo se ha ido recuperando poco a poco. Para concretar la reactivación económica dentro de este rubro, fue necesario el establecimiento de ciertas medidas protocolares. Asimismo, se han implementado nuevas alternativas de viaje que han logrado una mayor visibilidad del concepto de ecoturismo. La revalorización de los espacios naturales contribuyó a priorizar aspectos como la sostenibilidad. La sociedad va tomando conciencia: la recreación puede ir de la mano con la preservación y cuidado del ecosistema.

Fuente: Andina

Para conocer más sobre el desarrollo del Turismo Sostenible en la actualidad, Inés Ruiz Alvarado, doctora en Hispanic Studies por la Universidad de Kent, Reino Unido, y decana de la carrera de Turismo Sostenible y Hotelería de la Universidad Científica del Sur, nos proporcionó mayor información sobre este tema.

De acuerdo con la coyuntura actual, en la que un porcentaje de la población rechaza el proceso de vacunación establecido y una lenta reanudación de las actividades económicas, ¿consideras que ya es posible hablar de una reactivación en el sector turismo o aún no estamos en ese escenario?

Inés Ruiz: Esa es una pregunta que se puede ver desde diferentes ángulos porque, si miramos lo que está sucediendo en países como España o Francia vemos que, de alguna manera, se ha vuelto a cierta normalidad. Con ello, el turismo de alguna forma sí se ha reactivado y hay mucha demanda hacia nuevos destinos, pero también se habla de un nuevo turismo. Si hablamos de Latinoamérica tenemos que tener mucho cuidado porque nuestro país ha sido uno de los más golpeados durante la pandemia. Tenemos que ser muy cuidadosos en la forma en la que estamos pensando reactivar este sector, parece que esto se va a quedar un tiempo como un turismo interno, un turismo dentro de lo nacional. Por ejemplo, si me voy al Cuzco y llevo un enfoque de turismo sostenible y responsable, quiere decir que ahora consumiré productos nacionales, artesanías peruanas, etc. Tuve la oportunidad de hablar con especialistas en ecoturismo y resulta interesante porque ahora los protocolos exigen visitar espacios abiertos y, en ese sentido, el ecoturismo ha dado un gran salto. Lugares como Rainforest (reserva nacional frente a Tambopata) tenían un público objetivo extranjero y un porcentaje muy bajo de viajeros nacionales, pero ahora el público nacional aumentado y eso nos permite conocer más nuestros propios territorios.

Entonces, ¿ha sido la pandemia una buena oportunidad para fomentar el crecimiento del turismo sostenible o es una tendencia que ya se venía dando desde antes?

IR: Turismo Sostenible se habla desde más de 20 a años, lo que pasa es que nunca ha tenido un eco importante, porque hemos estado preocupados por otras cuestiones más inmediatas. El tema del Turismo Sostenible y el Medio Ambiente son fundamentales para pensar en un nuevo turismo, el cuál sea responsable, que mire hacia las comunidades, hacia el espacio y que construya mejores lugares. Bajo ese contexto, World Travel Market, ubicado en Londres, lanzó durante la pandemia una plataforma que invita a empresas y organizaciones a compartir prácticas sostenibles y métodos éticos para impulsar el turismo. En Cancún y en espacios que son destinos mundiales se proponen también medidas para preservar el medio ambiente. Debido a ello, se puede decir que hay una serie de iniciativas por parte de grandes empresas para ir hacia un Turismo Responsable.

Para continuar construyendo un turismo responsable y sostenible, ¿qué áreas deberían fortalecerse en el país?

IR: Considero que hay tres áreas urgentes que requieren una atención especial. Esta conclusión se da gracias a la invitación de académicos de la Universidad Católica y de la Universidad Ruiz de Montoya, quienes tuvieron la iniciativa de juntar a diferentes escuelas de turismo en el Perú de más de 40 universidades para tener una serie de encuentros en donde cuestionábamos mucho la función de la Academia dentro del turismo y cuál era la función para la recuperación del sector. De manera conjunta llegamos a la conclusión que existen tres áreas urgentes que hay que trabajar qué son: las políticas públicas, la educación y la innovación; todo ello enmarcado por el cambio climático y los pasos que debemos dar como nación hacia la transformación.

Precisamente sobre la tendencia del turismo sostenible, ¿qué lugares o espacios turísticos dentro de nuestro país consideras que podrían explotarse más?

IR: Como destinos diría que todos los espacios que estén abiertos, acá tenemos un sector que se dedica al turismo rural o al Ecoturismo en espacios como la Amazonía. En realidad, somos muy privilegiados, porque todos nuestros espacios turísticos son espacios abiertos, la idea es poder adaptarnos a los nuevos protocolos, pero se está hablando mucho del Turismo de Aventura. Después de año y medio de pandemia, lo primero que se reactivó en el turismo fue el Turismo de Aventura. Creo que lo que está buscando la gente es invertir o pasar tiempo libre en espacios abiertos.

Inés Ruiz, doctora en Hispanic Studies por la Universidad de Kent, Reino Unido y decana de la carrera de Turismo Sostenible y Hotelería de la Universidad Científica del Sur

Acerca de las nuevas posibilidades que se abren para el turismo sostenible, ¿existe algún perfil en concreto del turista al cual va orientado ese tipo de actividades?

IR: El perfil de turista que está teniendo muchas ganas de visitar nuevos espacios son los millennials, jóvenes que tienen cierto nivel adquisitivo, que buscan espacios abiertos y que piensan mucho en el cuidado del medio ambiente. Antes de irse a un hotel tradicional, piensan en hospedarse en un hotel ecológico, con espacios abiertos, que sean eco amigables y todo en función al Turismo Sostenible.

¿Cómo contribuye el turismo sostenible al desarrollo de la comunidad? ¿De qué manera podemos integrar a la comunidad dentro de esa estructura de servicios que se ofrecen en el turismo sostenible?

IR: Hay diferentes maneras. Por ejemplo, hace un mes pude ir a hacer un avistamiento de ballenas, ahí puede percibir que el impacto que había tenido la pandemia en el turismo era evidente. Este duro golpe había arrasado prácticas de turismo sostenible, uno como turista tiene dos opciones: o alquilas una embarcación conducida por un violo que respeta los espacios de distancia para no acercarse mucho a los animales y no hace tanto ruido para ahuyentarlos. O existe pescadores que ofrecen llevarte para ver este avistamiento; sin embargo, algunos de ellos no respetan prácticas que tienen que ver con el cuidado del espacio, se acercan mucho a los animales, le dan alimento las tortugas para que se acerquen a ellos, cuando ya se sabe que eso ha afectado tremendamente a esta especie e inclusive este accionar está cambiando su ADN. Estas prácticas son completamente entendibles en un escenario en el que el turismo ha sido golpeado fuertísimo y está en recuperación económica. Sin embargo, si no hay una conciencia por preservar el espacio, vamos a volver al turismo extractivo que no pensaba en el medio ambiente ni las comunidades.

Para finalizar, ¿cuáles dirías que son las principales dificultades para la reactivación del turismo en nuestro país?

IR: Creo que la principal amenaza es pensar en retomar esta actividad bajo el modelo construido hace más de 20 años. Desde mi punto de vista, este hecho podría ser un desastre, esto también lo dicen varios especialistas en el tema. Actualmente se busca un Turismo que transforme y refuerce el tema de protección del medio ambiente, que sea respetuoso con el patrimonio cultural, con los espacios de memoria, con las sociedades y con los ecosistemas. Definitivamente es un reto porque nos encontramos en un escenario muy duro en el que seguramente muchos empresarios han perdido muchísimo, pero si no lo tomamos como una lección, las pérdidas al futuro van a hacer ser mayores.

Fuente: Viajes Tejedor

El turismo sostenible es, por tanto, una actividad que, más que realizarse para fines económicos, busca generar una mejora en pro de las comunidades y del ecosistema. La ejecución de un turismo responsable con la sociedad y con el medio ambiente resulta crucial para la generación de conductas más ecoamigables, así como también para el desarrollo continuo de una conciencia ambiental. En los últimos meses, este sector se ha ido recuperando lentamente del duro golpe generado por la pandemia; sin embargo, se puede apreciar que, a pesar de todas las dificultades, la implementación del turismo sostenible nos brinda herramientas claves para mejorar como sociedad y poner en marcha prácticas ambientales que aportan valor al ecosistema en el que vivimos.

Autores
Sobre Nayelli Quiroz Villalobos

Estudiante de Comunicación y Publicidad de la Universidad Científica del Sur, con una preferencia especial hacia el área organizacional de las Comunicaciones.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *