Por Frank Correa Arévalo y Gianella Noriega Miano y Albina Baldeón septiembre 14, 2021

“Solo 400” es un corto inspirado en medio de la pandemia del 2020. Debido a la coyuntura para Frank, el director, Gianella y Albina, las productoras; el cortometraje relata la posición que tienen ellos hacía su vida cotidiana en plena crisis del covid-19.

Una de las experiencias puestas en el video fue la acumulación de mascarillas. Un hecho sumamente importante para el desarrollo de la narrativa en la historia. Fue la exploración de los propios hábitos que señalaron la existencia de un problema cauteloso y ajeno que, hasta el día de hoy, en el 2021, sigue vigente como costumbre en los hogares del Perú.

Cada día se desechan 500 toneladas de mascarillas, ya sean quirúrgicas o KN95.

Se sabe muy bien que una mascarilla cumple la función de protegernos ante la transmisión del virus del covid-19. Su propósito es evitar el contacto de gotas y aerosoles que contengan gérmenes. Sin duda, es la mejor opción junto al lavado de manos. Pero, nos hemos puesto a pensar ¿cuántas mascarillas desechamos al día? Lo más probable es que tengamos ahora mismo un estante lleno de ellas colgadas. Para tener una idea, en España cada día se desechan 500 toneladas aproximadamente, ya sean quirúrgicas o KN95. Según un informe de la Fundación Ecomar, casi 200.000 toneladas se desperdician al año y entre el 1 % y el 1,5 % terminan en el mar.

La historia expone el recorrido de una mascarilla, desde el primer punto al ser comprada en una tienda, hasta su final como un desperdicio más en el mar. En todo momento, la historia relaciona sus escenas con temas medioambientales. Parten de retóricas como la abundancia de carros, ciudades llenas de edificios, colillas de cigarrillos y playas sucias que evidentemente, completan la idea hacía una despreocupación ambiental.

Si hablamos del nombre, “Solo 400” significado el tiempo de degradación que tiene una mascarilla para eliminarse por completo. Para el Director, esta denominación fue inspirada en un artículo escrito por León F.M (2020) el cual recalcaba que las mascarillas comunes pueden tardar entre 300 a 400 años en desintegrarse y mientras lo hacen, afectan no solo al mar, sino a todo el ecosistema. A su vez, la organización por la conservación marina OceansAsia también planteaba la misma información, explicaba dentro de su informe Blue que los microplásticos se degradaban a más de 400 años en los océanos y estos, hasta el día de hoy habían recibido 1.560 millones de mascarillas, formadas por fibras de polipropileno, mejor dicho, plástico.

Fuente: Naomi Brannan

Si buscamos una solución, lamentablemente por ahora no la tenemos. Las mascarillas no pueden ser recicladas debido al covid-19, ya que simbolizan un riesgo para toda persona que intente darle un segundo uso. No existen alternativas viables para ello, más que la esterilización o incineración. Según Eva Ropero, experta en sostenibilidad de la Universidad Europea. “Los beneficios del reciclaje de un material potencialmente contaminado son inferiores a los riesgos, y se prima la prevención y la salud pública”. Para la Organización Mundial de la Salud el hecho de reusarlas no es aprobatorio, sin embargo, recomienda botar el desperdicio en contenedor o una bolsa cerrada y si en todo caso queremos colaborar con el cuidado de la vida marina, debemos cortar las tiras para evitar que funcione como una red para los animales.

“Solo 400” es un cortometraje reflexivo, desarrollado con ideas en base a las costumbres rudimentarias y realidades poco conocidas. No hace falta una gran producción para crear un buen cortometraje. Uno mismo puede hacerlo con las herramientas posibles y mucha creatividad. Sin duda, los alumnos de la universidad Científica del Sur fueron capaces de contar una historia muy ajena a la coyuntura, ya que el protagonista de hoy es el virus del covid-19.

Cortometraje:

Autores
Sobre Frank Correa Arévalo

Comunicador de la Universidad Científica del Sur. Más de 3 años especializándose en la dirección y producción audiovisual. Amante del periodismo y la fotografía.

Sobre Gianella Noriega Miano

Egresada de la carrera de Comunicación y Publicidad de la Universidad Científica del Sur. Mi pasión es la rama audiovisual y considero que mi motivación se encuentra en informar y provocar diversas emociones en las personas con el fin de mostrarles una perspectiva diferente de la vida.

Sobre Albina Baldeón

Egresada de la carrera Comunicación y Publicidad de la Universidad Científica del Sur. Mi orientación siempre ha sido lo audiovisual y también la publicidad. Me gusta y admiro la rama audiovisual porque nos ayuda a poder informar, concientizar y generar emociones a las personas de una forma diferente.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *