Por Gabriel Dextre noviembre 30, 2021

Una cámara es una de las herramientas que más se usa en el campo laboral o universitario, ya sea para la creación de fotos o vídeos y, precisamente por lo útil que es, mucha gente decide comprarse su primera cámara, lo cual lleva a la siguiente pregunta: ¿Cuál es la cámara perfecta? Y la respuesta a eso es que no existe. Una cámara es una herramienta de trabajo y la mejor herramienta de trabajo va a ser la que se adapte u ofrezca lo que uno necesite. Esa será tu cámara perfecta.

Pero antes de poder profundizar en los diferentes puntos a tener en cuenta para poder elegir una cámara, se deben eliminar dos creencias muy comunes en la gente que recién empieza en el campo de la creación de contenido:

  1. ¿Mientras más caro es mejor?

La primera es que una cámara mientras más cara es mejor, cosa que en su totalidad no es verdad, ya que mucha gente cree que mientras más cara sea la cámara, las fotos serán dignas de reconocimiento mundial y no es así, de ahí viene el comentario: “que buena cámara tienes” cuando ven una buena foto. Lógicamente, mientras más cara sea la cámara, será de mayor gama y esta brindará mayores facilidades en escenarios desfavorables (poca iluminación, lluvia, etc.) o se le podrá exigir más al crear contenido (menos ruido en las fotos, grabar en 4K o en 8K). Sin embargo, se debe tener en cuenta que la calidad de una fotografía o vídeo no reside en el apartado técnico sino, en el contenido de esta. Qué es lo que está contando y cómo lo está contando, ya que la cuota artística siempre va a ser muchísimo más importante que cualquier elemento técnico, lo cual lleva a la segunda creencia.

  1. ¿Solo apunto y disparo?

Otra creencia muy común en la gente que recién empieza es que solo con apuntar y hacer la toma basta, cuando en realidad el secreto de una buena imagen es su composición. Por más que se tenga la cámara más potente y cara del mundo, no servirá de nada si es que no se sabe componer una imagen correctamente ya que, si recién estás empezando a crear contenido, lo más probable es que no sepas ni estructurar una imagen ni manejar el apartado manual, es decir, aun teniendo la cámara más cara del mundo, no aprovecharías el potencial que tiene.

Se debe tener en cuenta que aprender a componer una imagen y manejar el apartado manual de la cámara se gana con práctica. Salir a usar la cámara es la única manera segura de poder aprender a sacarle provecho a la creatividad. Uno siempre debe tener en cuenta que los grandes fotógrafos o cineastas del Perú, como Martin Chambi, Armando Robles, Francisco José Lombardi, Herman Schwarz o el Chino Domínguez empezaron sin saber ni cómo sostener una cámara. Nadie nace sabiendo, la práctica hace al maestro.

Fuente: Dzoom

Teniendo esas dos creencias eliminadas se puede profundizar en dos puntos verdaderamente importantes para la compra de la primera cámara:

¿Para qué la vas a usar?

Ninguna cámara es perfecta. Cada modelo está diseñado para diferentes usos y situaciones y, evidentemente, algunas te convendrán más que otras en función de las circunstancias. Por ejemplo, si deseas algo para llevar a todas partes, que sea pequeña, apta para viajes y simple de usar, te convendría comprar una compacta. Si deseas fotografiar aves o necesitas una cámara con largo alcance, con una superzoom quedarías más que satisfecho. Y si estudias una carrera en la que necesitas crear contenido visual, ya sea fotografía o vídeo, la mejor opción será una réflex.

¿Qué tanto puedes gastar?

Debes tener en cuenta que el mundo de la fotografía y el cine no es tan económico que digamos. No te sorprendas por los precios exuberantes, como el que un lente para una réflex cueste el triple que la cámara que compraste. Las cámaras son una inversión realmente fuerte, un gasto aproximado entre 1800 – 3500 soles, por ende, la mejor opción es analizar a profundidad qué cámara se adquirirá.

Otro factor importante por considerar, al momento de adquirir una cámara, es que el modelo a elegir te permita usar el modo manual. Así, poco a poco aprenderás a tener un manejo total del apartado técnico de la cámara y aprovecharás al máximo todo su potencial. Una recomendación adicional es que la cámara posea un visor, ya sea electrónico u óptico porque, a diferencia de la pantalla de la cámara, el visor te ayuda a aislarte de lo que te rodea, concentrándote en lo único que quieres fotografiar, además de también permitirte acostumbrar a tus ojos a tener una “perspectiva fotográfica” más desarrollada como, por ejemplo, poder enfocar con más efectividad y facilidad o realizar composiciones visuales más equilibradas. Como último consejo, evalúa la posibilidad de conseguir una cámara con una pantalla articulada que pueda rotar ya que será muchísimo más cómodo tomar fotos o grabar, únicamente ajustando la inclinación de la pantalla hacia tu vista en momentos donde los ángulos sean difíciles de trabajar.

Fuente: Metafora Visual

Basándonos en todo lo dicho, estas son nuestras favoritas:

Canon Rebel SL3

Pequeña y ligera, visor óptico y pantalla articulable. Posee control manual para el manejo de parámetros y ofrece buen rendimiento en fotografía y grabación de vídeo. Equilibrada en prestaciones, tamaño y peso. Tiene una relación calidad-precio muy buena.

Puedes encontrarla desde 2800 a 3200 soles.

Canon T7i

Hermana mayor de la SL3. Perfecta para aprender a fotografiar, con un buen sistema de autoenfoque, además de que tiene Bluetooth y Wi-Fi, ¡podrás pasar las fotografías directamente a tu celular!

Puedes encontrarla a partir de los 3400 a 3900 soles.

Nikon D3500

Buena autonomía para una cámara, llegando a los 1550 disparos según la marca. Con buena calidad de imagen y opciones múltiples de configuración. Tiene buenas prestaciones para el precio. Nada que envidiarles a modelos superiores, perfecta para empezar.

Puedes encontrarla alrededor de 2000 a 2500 soles.

Con esta valiosa información, la decisión para elegir la cámara ideal está en cada uno. Y tú, ¿te animas a adquirir tu primera cámara?

Tags:
Autores
Sobre Gabriel Dextre

Aficionado a la fotografía, cine y tecnología. Amante de la música de antaño. Futuro publicista y productor audiovisual. Estudiante de 10mo ciclo de Comunicación y Publicidad.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *